APRENDIENDO A SER MAMÁ

Esta semana ha sido el cumpleaños de mis dos hijos (no, no son gemelos, se llevan dos años, pero dos años clavados: Nicolás del 5 de octubre e Inés del 10!), así que creo que es un buen momento para reflexionar sobre mi papel como madre. Aprender a ser mamá no es fácil, y menos cuando a mitad del “cursillo acelerado” te cambian tus planes y no sólo tienes que seguir aprendiendo a ser mamá de dos peques muy peques sino que encima tienes que asumir que en el día a día no tendrás un apoyo adulto a tu lado! (es decir, si ya es difícil aprender de qué va esto de la maternidad, cuando de repente te ves “home alone” con los dos peques salvo un finde cada dos el tema se vuelve aún muuuucho más interesante, jajajaja).

mamá
celebrando los 6 y los 4

En fin, que hace seis años que me convertí en madre, y en estos seis años he podido aprender muchas cosas, la mayoría basadas en la teoría de ensayo y error: es decir, a base de probar estrategias y ver sus reacciones.

Voy a contaros unas de las cosas más “relevantes” que he ido aprendiendo, esperando que os resulten útiles a las que tenéis niños aún pequeños y que a las que los tenéis de la edad de los míos os sintáis reflejadas!

  • El contenido de las nanas es totalmente intrascendente y está francamente sobrevalorado. Lo importante de verdad es la entonación, es decir: no os sintáis mal si no os sabéis la letra de ninguna nana, mis hijos se han dormido con canciones de U2, el himno del Barça o la canción de cumpleaños feliz. Lo básico: ponerle tono de canción de cuna, sea cuál sea la letra….no lo olvidéis: entonad!!!
mamá
imagen de creative commons
  • Es importante acostumbrar a los peques a que los biberones con agua a temperatura ambiente están buenísimos. Nos facilita a todos la vida, y mucho: lo de pedir que te calienten el agua en un restaurante o en un bar no es siempre una buena idea: te pueden traer el agua absolutamente hirviendo y si tienes al peque muerto de hambre, él no va a entender que no puede tomarse el bibe. Así, correrás el riesgo de darle el biberón antes de la cuenta, con el consiguiente quemazo y los lloros de después. Por tanto, después de alguna experiencia de éstas, decidí que lo mejor: agua natural!
  • Hay que asumir que el día que más prisa tienes el peque vomitará la papilla de verduras. Tu estarás vestida estupenda para ir a cenar, porque al fin te lo habrás podido organizar, pero como tienes un poco de sentimiento de “madre que abandona a su bebé”, decidirás darle la cena antes de irte: ERROR!!! Te vomitará no sólo la ropa, sino que seguramente también el pelo, así que llegarás tarde a la cena y encima, sin tu súper look que llevabas casi una semana planeando!
mamá
imagen de creative commons
  • Da igual la cantidad y tipo de juguetes que lleves al parque para que tus peques jueguen: siempre querrán los del niño de al lado. En el parque te das cuenta de varias cosas: que viva el comunismo! Total, jugarán con todo menos con lo suyo, pero ojo, cuando otro niño venga a por su pala o su camión, entonces les aflorará un sentido de la propiedad de lo más agresivo. Así, a las madres nos tocará mediar en peleas entre mocosos de dos o tres años, disculparnos a las otras mamis y hacer una recolecta final de juguetes antes de irnos, sabiendo que provocaremos el lloro desconsolado de algún otro niño que estaba “on fire” con los juguetes de tus peques.

mamá

  • Te convertirás en una experta en dibujos animados, y Clan TV será la cadena que más veréis en casa. Por experiencia personal en casa: al año de edad triunfa Pocoyo, es el rey absoluto. A partir de los dos o tres añitos será relegado a un segundo plano, pues entrarán con fuerza Dora la Exploradora, Peppa Pig y Caillou. Con cuatro años, triunfan Dino Tren y últimamente suben con fuerza Los Osos Amorosos.

mamá

  • Vivirás con sorpresa un fenómeno típicamente infantil: te darás cuenta de la capacidad que tienen los niños de ver una película “en bucle”, es algo alucinante, Nicolás debe haber visto Cars más de cien veces, y además se sigue emocionando igual con las escenas “estelares”. Esto puede ocurrir también con los cuentos, mis hijos me han pedido que les cuente la historia de los tres cerditos no sé cuantísimas veces, y cada vez que le lobo sopla las casitas me preguntan: y qué pasó entonces mamá????
mamá
imagen de pixabay
  • La Ley de Murphy de las madres: el día que le pongas un vestido blanco a tu hija o un polo blanco a tu hijo, ese día seguro seguro que se manchan de helado de chocolate o de salsa de tomate de los macarrones! Y el día que quieras ponerle a tu hijo esos zapatos elegantes porque tienes un bautizo, le habrá crecido el pie de golpe…así que te tocará llevarlo todo mono y con unas bambas de lo más cuchombrosas!!!

mamá

 

Y además de todas estas cosas “prácticas” he aprendido cosas mucho más intangibles, pero que valen un tesoro:

  • Cada niño es único y especial. Tú los educas igual, o lo intentas, pero desde bien pequeñitos sacarán su personalidad:
    • Nicolás es reservado, listo, observador y con bastantes inseguridades. Le gusta saber qué va a pasar, tener a su entorno controlado y se siente cómodo con sus amigos “de verdad”. Es tierno, cariñoso y no muy valiente. Le gustan los juegos de construcciones y pasa bastante del fútbol. Es un niño bueno, al que no le gustan las confrontaciones, poco gamberro y muy cariñoso.
Nicolás
Nicolás
  • Inés es la independencia hecha niña, le da exactamente igual si llega a una fiesta y no conoce a nadie. Va a su rollo. Odia las princesas y el rosa, adora a su hermano. Es divertida, con mucho carácter y bastante genio. Es extrovertida, parlanchina y valiente. Le encanta correr rápido y vivir aventuras. Le gustan los besos y caminar de la mano de su mamá, y de mayor quiere ser médico para sacar bebés.

Inés

  • Hay que encontrar momentos para estar a solas con cada uno de tus hijos. Cuando están solitos se sienten especiales, se les ve felices por poder disfrutar un rato de su mamá y seguro que en esos momentos os contarán muchas más cosas que cuando están con sus hermanos.
  • Al convertirte en mamá descubrirás lo que es el amor incondicional, el amor en MAYÚSCULAS. El día que conoces a tu bebé por primera vez es muy emocionante, es precioso, es único y especial. Pero es que lo que viene después, sin palabras…..te vuelves una “leona” protectora de tu prole, que piensa siempre en ellos antes que en nadie más.
mamá
imagen de pixabay

Al principio, los ves tan indefensos y dependientes, tan tiernos, que se te derrite el corazón. Y luego? Cuando van creciendo quieres sólo una cosa para ellos: que sean felices! A mí una de las cosas que más me costó, y me sigue costando, del divorcio es la posibilidad de hacer sufrir a mis peques. Los veo tan enanos, tan inocentes, que pienso: sólo quiero que no se sientan diferentes, que vean que papá y mamá los adoran y que siempre será así. Por este motivo he aprendido a perdonar y a olvidar hechos que si no hubiese tenido hijos seguro que me hubiese costado mucho más. Y también se me parte el corazón cuando veo los primeros “agobios relacionales” de Nicolás: mamá, esta niña me ha dicho no se qué en el patio, o bien: no quiero jugar a fútbol porque como no corro rápido se podrían reír de mí. Cuando me lo cuenta, lloro por dentro. Pero delante de él, sonrisa en mano, a trivializar el asunto, pobrete!

mamá
Mis amores!
  • Los hijos son lo más importante de la vida, lo más, sin duda. Y no es un topicazo, es un hecho contrastado: cuando eres madre tu misma pasas a un segundo plano, tus hijos se convierten en tu prioridad. Para mí, mi mejor proyecto, mi motivo para intentar mejorar día a día. Mi razón para no estar triste, para tirar hacia delante. Son unas personitas inocentes, que te miran con admiración, que creen que tienes la respuesta correcta para todo, a la que buscan cuando necesitan lo que sea, en brazos de quién más seguros se sienten. Es una responsabilidad enorme, pero de lo más gratificante. Estoy feliz de ser madre, y sólo espero saberlo hacer bien. Me encantaría que cuando sea mayor me miren con orgullo, me sigan queriendo como lo hacen ahora y confíen en mí para lo que necesiten. Me aterra pensar que cuando “vuelen del nido” lo hagan demasiado lejos: los quiero tanto que sólo espero eso, hacerlo bien para que nuestro vínculo sólo siga creciendo!
mamá
Nicolás e Inés de pequeñitos

 

Pues hasta aquí el post de hoy sobre mis experiencias como madre en los últimos seis años. Si os ha gustado el post, haré una segunda entrega de “aprendiendo a ser mamá”, desvelando más datos prácticos y más apuntes “sentimentales”. Para acabar, una frase para todas las que somos mamás:

NO EXISTE LA MADRE PERFECTA, PERO HAY UN MILLÓN DE MANERAS DE SER UNA BUENA MADRE.

 

Nunca lo hago, pero si me permitís, quiero dedicar este post a un grupo de madres guapas, divertidas, alegres y valientes, muy valientes y que, como yo, han aprendido a serlo desde la soledad inesperada: va por vosotras G, C, MS y ML!!

0

18 comments

  1. Sofía,

    Felicidades a tus hijos y felicidades a ti también por el blog. Me ha gustado mucho esta entrada. Te doy toda la razón cuando dices que cada niño es único y especial. Creo además que cada embarazo lo es, y cada nueva maternidad también. Incluso me atrevo a afirmar que nunca educamos a nuestros hijos igual, por lo menos no en mi caso. Lo que me parecía importantísimo hace 8 años cuando nació mi hijo Víctor ahora me provoca risa cuando veo crecer a Gabriel y Nicolás. La edad y la experiencia nos enseña a relativizar la importancia de las cosas.

    Espero que te animes y nos deleites con la segunda entrega.

    1. Hola Marta,
      Qué ilusión leerte por aquí, y que ciertos tus comentarios…..los hijos nos llegan en momentos vitales diferentes y supongo, que aunque quizás inconscientemente, los educamos de forma algo distinta.
      Seguro que haré una segunda entrega, ojalá te guste igual que esta.
      Un beso fuerte,
      Sofía.

  2. Hola Sofía, me encanta poder leerte! Q bonito como te expresas. Me preocupa mucho el «llorar por dentro»… pienso q es muy importante y bonito tener esos momentos en q tus hijos te hablan y te cuentan sus inquietudes para ellos super importantes. Escuchándoles podemos darles la seguridad necesaria para q no les suponga un «supermalmomento». Tengo fijada en mi mente la imagen de la primera vez q mi princesita recién nacida me miró. Convertirme en mami ha sido lo más maravilloso del mundo y tengo la sensación q mi misión en esta vida es hacerla feliz y q no sufra. Soy consciente q a medida q mi bebita vaya creciendo habrá muchos momentos en los q «lloraré por dentro», espero q ella aprenda de ellos, sepa relativizar y aparte de su camino todas las personas y cosas que no le aportan nada positivo… y, sobretodo, q no sufra demasiado… Yo como mami intentaré hacerlo lo mejor posible y procuraré controlarme mucho pero mucho mucho para no sobreprotegerla demasiado… Puede q no seamos madres perfectas pero intentamos ser buenas madres, eso seguro. Q bonito que Inés quiera «sacar bebés», esto te demuestra la admiración q te tiene. Ellos orgullosos de su mami y todas tus mamis orgullosas de q seas nuestra gine! Q más puedes pedir? Besos!

    1. Hola Nuria,
      Qué bonito lo que me escribes, en serio…aquí estoy aún trabajando en el blog a estas horas y de repente, a punto de cerrar el ordenador y veo este comentario. Así da gusto irse a dormir, viendo que hay pacientes tan agradecidas, viendo que hay madres como yo, como todas, que nos preocupamos por nuestros peques y que no soportaríamos verlos sufrir!
      Mil gracias por tu comentario, espero que el blog siga creciendo y cumpliendo tus expectativas y las de todas las que me seguís.
      Un abrazo,
      Sofía.

  3. Hola Sofía, al decirme que tenias el blog no he dudado ni unas horas en leerte, no se si ha sido por curiosidad, por que me ha encantado el nombre del blogg o porque desde el primer día que te conocí me trasmitisteis Fuerza, dulzura, profesionalidad o simplemente eres y espero q seas la que me acompañes en este maravilloso camino de volver a ser mami.
    Solo quería felicitarte por los consejos, por ser una gran mami para los tuyos y una mujer luchadora. Te has ganado una fan condicional de tus consejos y una gran ayuda para mi. El aprendizaje de ser mami es agotador y no tiene fin, siempre tienes las dudas si lo harás bien o mal. Q tu persona o tu físico queda en segundo plano porque hay alguien que te necesita de verdad, pero leer estos consejos o reflexiones te hacen sentir q todas las mamás se sienten igual. Solo puedo decir GRACIAs

    1. Hola Eli,
      Muchas gracias por tu comentario. Me alegro mucho de que te guste el blog, y me pone feliz ver que te sientes identificada con lo que explico. Espero obviamente poderte acompañar en tu camino hacia la segunda maternidad, seguro que será una experiencia preciosa.
      Un abrazo fuerte,
      Sofía

  4. Qué bonitez de post, tus pequeños lindisimos y tus conclusiones me han encantado. Me ha hecho mucha gracia lo de ver las pelis en bucle…jajaja, soy maestra de enanos y no dejo de asombrarme con las millones de veces que piden el mismo cuento, la misma peli…esa sensación de saber lo que va a pasar les encanta y además no pierden una ápice de emoción como tú dices…son un show jajaja

    1. Me alegro que te guste el post, Carmen. Y me tranquiliza ver que mis hijos no son los únicos raros que ven las pelis en bucle o eso, quieren el mismo cuento durante 10 noches seguidas, jajaja.
      Un abrazo,
      Sofía.

  5. Me ha encantado leerlo. Descubriré lo que es ser madre en unas semanas ( esperando que todo vaya bien ) así que alguna lagrimilla ha caído.
    Me ha hecho mucha gracia lo de que los educas igual y salen diferentes…parece mentira que desde tan pequéis tengan su propia personalidad.
    Un beso
    Andrea

    1. Hola Andrea,
      Pues dentro de unas semanas te espera la mejor experiencia de la vida, en serio!!!
      Y sí, luego irán viniendo diferentes etapas, cada una con sus cosas, exprímelas al máximo porque el tiempo vuela, en serio.
      Un abrazo y enhorabuena por ese embarazo,
      Sofía

  6. Sofia! Super bonito! Que alivio lo de la entonación de la nana…les canto alguna cancioncita que espero tarden en entender la letra…jaja!
    100% de acuerdo en que los hijos es lo mas maravilloso del mundo, aunque haya problemas te llenan por dentro, hay que vivirlo porque es inexplicable!
    Mil gracias por todo!! Por tus animos, tu serenidad y por transmitirme esa seguridad y ese optimismo de que todo iba a salir bien aunque pensaba que iba a ser un bebe pequeñito, y sobretodo gracias tambien por ese parto, que a pesar de que fue cesarea fue un momento magico y maravilloso para nosotros!!!
    Disfruta de tus peques!

    Besos!
    Vanessa

    1. Hola Vanessa,
      Qué comentario tan bonito, que me emocionas!!!!
      Me alegro de que tengas un buen momento de tu parto, de eso se trata guapa!
      Un beso,
      Sofía.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies