ESAS TÍPICAS SITUACIONES DEL CAMBIO DE TEMPORADA

Vamos a acabar la semana con un toque de humor….sí, porque he decidido tomarme con humor este cambio de temporada, este “veroño” que me trae loca, esta época en terreno de nadie en la que es muy difícil ubicarse y encajar…..No sé si a vosotros os pasa, pero a mí esta lenta transición al invierno me estresa y me genera situaciones tragicómicas.

Así, he pensado, yo os las cuento, y a ver si os veis reflejados o soy la única que no sabe adaptarse a este cambio de estación!

 

Empezamos?

1º. EL CAMBIO DE HORA: Sí, es un tema recurrente, que sabes que va a llegar a finales de octubre, pero igualmente, cuando llega es en plan: cómo????ya???La tarde se queda en nada?? Y vuelvo a tener ese mismo pensamiento: qué hago, adelanto o atraso el reloj? Y, sobretodo: esto de qué va a servir? Dicen que para ahorrar energía, pero me lo cuentan más clarito? Cómo vamos a ahorrar energía si a las 17h ya oscurece y aún nos queda tooooda la tarde por delante? Realmente nos levantamos una hora antes en invierno para aprovechar más el día? Cambia nuestro horario laboral? Los peques entran antes en el cole? No, verdad??? Pues entonces, señores mentes pensantes, exactamente, para qué lo hacen? Para fastidiar a la población? Para que nos entre subidón en abril, cuando vuelven a cambiar la hora? Si sirve de algo, mi humilde opinión es: déjenlo como está, no nos mareen más. Todos más felices, menos líos, más fácil!!!

cambio de temporada
imagen de creative commons

 

2º. LA PÉRDIDA DEL MORENO: Sí, chicas, el moreno, ese tono bronceado, que tan bonito nos queda y que, al menos a mí que soy medio guiri, me cuesta taaaanto tiempo conseguir, se va en un plis. En nada, sí sí, yo durante todo el verano currándomelo, con cremas de protección, hidratante al salir de la ducha, con cuidado para que no me queden marcas del bikini, y…para qué? Es que no llega ni a octubre, nada, estás mona dos semanitas de septiembre, y luego? Poco a poco mutas a un color amarillento, que en un suspiro se vuelve blanco leche y si te descuidas empiezas noviembre que no te hace falta disfrazarte para Halloween, porque pareces un zombie con ojeras cada mañana al despertar!

cambio de temporada
imagen de creative commons

 

3º. LA REAPARICIÓN DE LOS MOCOS: En otoño es cuando cobra sentido la palabra “mocosos” para dirigirse a los niños, encaja realmente bien….es que a la que llevan quince días en el cole empiezan esos estornudos con dos velas amarillo-verdosas asomando por la nariz de mis hijos, acompañados de esa tos perruna por las noches, de la sensación de que tienen la cara sucia todo el día…que dios mío, yo pienso, y la profe no les podría pasar una toallita de esas del mercadona de cara y manos antes de irlos a buscar a la clase? Que yo los llevo cada mañana peinaditos y limpios y los recojo que parece que salgan de una “spartan-race” de esas que están tan de moda, con la cara con manchas de mocos, y polvo en todo su cuerpo….

El otro día Nicolás me cuenta una anécdota que reafirma mi teoría totalmente, y que además me lleva a pensar que la espontaneidad e inocencia de los niños es de lo mejor. Me dice: “mamá, hoy en el comedor olía a ggomitado (sí, los niños siempre dicen ggomitado, porqué???) pero por suerte yo no lo podía oler mucho porque claro, como tengo la nariz llena de mocos….” Mmmmm, para poco que me cuenta de lo que hace en el cole y va y me suelta esta perlita, el majo!

cambio de temporada
imagen de creative commons

 

4º. LOS ATUENDOS IMPOSIBLES: No sé si os pasa, pero yo en esta época no sé cómo vestirme. Y cuando lo verbalizo, no soporto la típica respuesta de: pues guapa, de entretiempo y listos. A ver, que no, que a mí me gusta bastante la ropa y la moda, pero un look de entretiempo de primavera nada tiene que ver con uno de otoño, y normalmente en esta época en el armario tienes un caos importante, así que la ropa de entretiempo de otoño es difícil de encontrar y claro, un jersey de color coral con un tejano blanco como que en abril-mayo sí, pero en noviembre noooo.

cambio de temporada
imagen de creative commons

Entonces decides innovar, y un día pruebas un pantalón más de invierno con unas bailarinas de verano, y qué pasa? Pues que te congelas los pies. O bien decides ponerte unas botas del invierno pasado que has rescatado y te achicharras. Y luego claro, piensas, cuándo puedo ponerme por fin medias negras tupidas sin parecer una loca? Tengo que ir aún sin medias, si mis piernas ya han adquirido ese tono nórdico blanco nuclear? O bien un día que ves que está gris, piensas, hoy la clavo, me pongo gabardina, que no abriga mucho pero es tope de otoño y….al cabo de una hora solazo y temperaturas de verano y tu paseando la gabardina arriba y abajo todo el día.

Para no hablar de cómo vestimos a los niños en estas fechas: que cuando notas que hace frío tiras de abrigo del invierno pasado y ves que le queda pequeño no, lo siguiente, así que no te queda más remedio que ponerle ese jersey de verano de color azul cielo que tan poco pega en un día de lluvia otoñal. O el tema zapatos: quién no ha tenido que ponerles unas victorias de verano con calcetines debajo, en plan turista alemán, porque empieza a refrescar pero no has comprado aún zapatos de invierno?

cambio de temporada
imagen de creative commons

En fin, que los gurús de la moda deben flipar con muchos de nuestros looks en esta época, o no?????

 

5º. EL CAMBIO DE ARMARIO: Creo que es una de las actividades que más odio de toda mi vida….no lo soporto, en serio. Me pone de mal humor, me satura, me acaba generando una reacción horrible y que mi tarjeta de crédito acaba sufriendo por dos motivos: el primero, como lo voy posponiendo sin motivo, simplemente porque lo odio, pues claro, me acabo comprando ropa de temporada sin haber visto qué es lo que tenía de la temporada de invierno guardado en el altillo. Y al final qué pasa? Pues que me compro cosas innecesarias, obvio! Y segundo motivo por el que mi VISA teme el cambio de armario, os lo explico: el día que finalmente decido hacer el cambio de armario empiezo bien, organizada, pero poco a poco me voy saturando y entonces qué hago? Empiezo a descartar ropa, a decidir que la regalo, sin criterio alguno, simplemente por bloqueo mental, y…qué ocurre? Pues que una vez lo tengo todo ordenado en el armario puede haber pasado que ese año haya decidido regalar casi todos mis pantalones y entonces pues claro, visa en mano a “reponer”, por no haber pensado bien, por haber descartado ropa simplemente por acabar cuanto antes con el cambio de armario. Conclusión??? Este año me lo tomaré con humor y paciencia, o al menos lo intentaré, me lo pongo como objetivo básico para mi salud mental y económica, jajajaja.

cambio de temporada
imagen de creative commons

Y a raíz de lo del cambio de armario, os dejo con una palabra que se las trae, pero que reconozco que se me puede aplicar perfectamente a mí en esta época: PROCASTINAR!!! Qué es eso exactamente? Pues retrasar actividades que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables. Eso es lo que hago yo con lo del cambio de armario, que a este paso llegará la Navidad y yo aún ni lo habré hecho, OMG….Y va y el otro día, paseando por la calle con los dos peques, se me ocurre decirles a los niños: “os voy a enseñar una frase que es muy importante en esta vida: NO DEJES PARA MAÑANA LO QUE PUEDAS HACER HOY” Telita, ya me vale, no??jajajaja. Y Nicolás súper atento, en plan: pero mamá, qué quieres decir? Y yo, pues Nico, que los deberes del cole hay que hacerlos cuanto antes, que las cosas que no nos acaban de gustar pero que hemos de hacerlas igual, cuanto antes las hagamos mejor! Pobrete, cuando descubra cómo procastina su madre, se le caerá un mito…..

 

En fin, hasta aquí este post con un toque gracioso sobre lo que no me gusta del cambio de temporada. Os ha gustado? Espero que sí! Y espero que os hayáis visto identificados en más de una, para no sentirme una rara avis.

 

“NO SE TOME LA VIDA DEMASIADO EN SERIO; NUNCA SALDRÁ USTED VIVO DE ELLA” E. Hubbart

0

4 comments

  1. Hola Sofia, me ha encanto el post como siempre!!!… Una pregunta estoy embarazada de 30 semanas, y tomo té rojo de vez en cuando, y ahora me he enterado que puede ser malo para mi bebé es verdad??
    Gracias!!!

    Sònia.

    1. Hola Sonia,
      Me alegro de que te guste el post.
      Por lo que me comentas del té rojo, no te preocupes. Un té al día o cada dos días no es perjudicial para tu bebé.
      Un abrazo,
      Sofía.

  2. Jajajaja qué gracia me ha hecho este post….lo que te soltó tu pequeño, jajaja para mondarse…
    A mi con el armario me pasa que en cuanto empieza a cambiar el tiempo me motivo mucho para hacer reordenación, pero como durante ese cambio vienen que si días de frío que si días de calor, lo que tu dices, acabo posponiéndolo hasta que en pleno noviembre sigo teniendo camisetas y vestidos de verano mezclados con la ropa de ahora, jajajaja

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies