PLANES MOLONES CON PEQUES: UNA CABAÑA?

Vamos con un post de los que me encanta escribir, un post en el que os cuento algunos de nuestros últimos planes con los peques. Y por qué me gusta tanto escribir estos posts? Pues porque como bien sabéis las que me seguís, mi vida es un no parar, voy bastante a mil por hora, y los momentos que tengo para los peques son quizás menos de los que me gustaría, así que cuando estoy con ellos pues intento exprimir el tiempo a tope. El escribir sobre esos momentos me trae buenos recuerdos y me pone de buen humor, that’s all!! Lo que os voy a contar no son planes súper emocionantes ni complicados de hacer, y tampoco son planes de esos de “postal”, pero precisamente por eso, porque son planes muy “reales” espero que os sirvan para coger ideas!

 

Empezamos??

Lo primero que os quiero contar hoy es un nuevo “place to be” para mis amigas y nuestra pequeña tribu de niños: el Meatpacking Bistro.

planes molones
Imagen de Meatpacking bistro

A ver, que no es un restaurante nuevo en Barcelona, lo sé…pero es que hasta ahora nunca había ido con los niños y he descubierto que es ideal para un brunch con los peques! (por supuesto, le pienso seguir dando “el uso” que le daba antes: cenas con amigas, copa antes de cenar o brunch sin niños, eh?) En fin, que por qué es tan genial para ir con los peques? Pues porque ponen música molona, hay un DJ de lo más rollero, el personal es encantador y están preparados para recibir a niños: sólo llegar les dan un mantelito individual para que coloreen y un bote con plastidecors, así logramos entretenerlos un rato. La comida? Les encanta! Uno de los platos preferidos de los peques son los spaghetti con meatballs, pedimos una ración para cada dos niños.

planes molones
súper spaghetti

Y luego de postre tienen helados y tartas, todo buenísimo. Y para nosotras qué opciones tenemos? Pues desde opciones más healthy como ensalada de quinoa con pollo y mango, requetebuena a unos huevos benedict o florentine para chuparse los dedos.

planes molones
ensalada healthy de quinoa

 

planes molones
el auténtico brunch, OMG!!

Sin olvidarnos de mi nuevo cóctel preferido del mundo mundial, el bloody Mary. Oh, por dios, qué bueno está!!! Pues eso, lo dicho, un gran re-descubrimiento, visualizo muchos brunchs con mis amigas y los peques en el Meatpacking, y mientras los niños pintan y colorean nosotras nos ponemos al día de nuestras historias con un bloody mary, jajaja.

planes molones
bloody mary!!!

 

Otro de los planes que os quería contar es un planazo que hicimos con mi hermano y los niños hace ya un tiempo, pero entre una cosa y otra aún no os lo había explicado: en Semana Santa nos fuimos unos días a la masía que tiene mi abuela en el Penedès, para los niños ideal: campo, aire libre, y esa sensación de libertad que les otorga el hecho de poder entrar y salir de casa sin necesidad de control constante por un adulto. La verdad es que es una casa a la que tendría que ir más con los peques, ahora tienen la edad ideal para que les encante el plan, no necesitan nada para pasarlo genial allí. La casa en sí ya les parece una aventura (es una masía grande, antigua, con mil “misterios” por descubrir), y jugar en el jardín o ir de excursión por los caminos de los alrededores es lo más para ellos!

planes molones
investigando…

Pues bien, en semana santa vino mi hermano desde Madrid a pasar unos días con nosotros, y uno de los días, haciendo una excursión por el bosque, se nos ocurrió construir una cabaña…madre mía, qué cabaña! Empezamos como quien no quiere la cosa, con cuatro palos y poco más…y al final se nos fue de las manos, jajajaja!

planes molones
la versión inicial

Acabamos construyendo una cabaña con dos estancias, y Nico e Inés emocionados: mamá, esta noche vendremos a dormir a la cabaña, no? No sé, no sé si la “Bis” (mi abuela) nos dejará chicos…además, por la noche podrían venir animales o igual tendréis miedo. Qué va!!!! Haremos un muro protector para la cabaña y así no vendrá nadie, además, somos súper valientes! En fin, que los niños emocionados y mi hermano y yo viniéndonos arriba, al final nos quedó una cabaña que ni en el programa de Supervivientes, en serio..troncos que parecían árboles, rocas para delimitar el “jardín”, hojas secas para cubrir el tejado….en fin, que Nicolás e Inés lo pasaron bomba, pero mi hermano y yo también, en serio.

planes molones
perfeccionando el tema!

No sé, fue como volver a la infancia durante unas horas. Y una vez tuvimos la cabaña construida, en vez de ir a dormir optamos por ir al día siguiente a merendar, planazo máximo para los niños. Allí sentados en nuestra cabaña, dejando volar la imaginación y contándose historias entre ellos, yo me los miraba como desde fuera y viéndolos tan contentos pues qué queréis que os diga, orgullosa de nuestra mega construcción, jajajaja!

planes molones
cabaña terminada!

Gracias “To Julio” (así es como le llaman mis hijos) por ayudarnos, estuvo genial!

planes molones
«To Julio» y sus sobris

 

Y el último de los planes que os propongo es un plan de tarde en casa, de esas tardes que llueve y no sabes a qué más jugar, que los niños están ya hartos de todo y que corres el riesgo de que el tema se complique….truco? Ponerles a hacer manualidades! Y cuál es la última que hemos hecho en casa??? Los famosos “come-cocos” de papel de cuándo éramos pequeños, os acordáis? Lo cierto es que la idea me la dio Nico un día cuando les fui a buscar al cole. Me contó que en la clase había unos niños que estaban jugando con una especie de cuadrado y triángulos de papel en los que ponías los dedos por debajo y lo movías….la explicación un poco ambigua y difícil de interpretar, pero enseguida caí: me estaba hablando de ese mítico juego de papel que mis amigas y yo teníamos de pequeñas, que lo hacíamos nosotras mismas y que nos entretenía mogollón. El único problema era que ni me acordaba de cómo se construía ni tampoco del nombre. Inés me dijo, mamá esto es un come-cocos, pero a mí el nombre no me sonaba de nada (luego he visto que sí, que se llaman come-cocos) así que no le hice mucho caso y la dejé hablar. Opté por google de mis amores, y puse “figuras de papel para niños”: me salieron un montón de webs de origami, pero la que más me gustó fue esta que veréis si clicáis aquí. Te explican de forma súper fácil cómo hacer cada una de las figuras, y en un momento encontré lo que estaba buscando. Asi, en un pim pam hice un come-cocos para cada uno. Los peques al principio súper interesados. A ver mamá, ahora doblas por aquí, ahora pintas de colores esto…y yo, motivada, les dije, venga, va cada uno hace el suyo…pero ellos se pusieron a pintar peces de colores y claro, me tocó acabar a mí.

Porque sí, soy un poco perfeccionista, y si me había propuesto hacer tres come-cocos, había que hacerlos, no? Y nada, ahora ya soy la reina de los come-cocos, como quién no quiere la cosa he rejuvenecido 25 años o más y me he visto como cuando era niña, jugando a algo tan sencillo pero que tanto nos “engancha”. Y una vez hechos, entonces sí, no había manera de sacarles los come-cocos de las manos a los peques, y venga a perseguirme por la casa: mamá, dime un número, y ahora qué color quieres? A ver, levantamos….te ha tocado: reír fuerte. Venga, va, mamá…y así en bucle un buen rato, jajajaja!!!

 

En fin, hasta aquí el post de hoy sobre planes molones con los peques. Ya habéis visto que no son planes complicados ni súper especiales, pero es que en el fondo la vida y el día a día va más de esto, de cosas reales, que de planes mega especiales o muy de “instagram” perfecto, no??? “Todo lo bueno en esta vida despeina: hacer el amor, saltar, bailar, correr, reír a carcajadas, besar…Por eso ojalá vivas tu vida con el cabello hecho un desastre” Mafalda dixit.

 

1

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies