VA POR ELLOS, LOS GRANDES OLVIDADOS: LOS PAPÁS!

Vamos con un post que hacía mucho tiempo que tenía ganas de escribir. Un post sobre el papel que juegan los papás en el embarazo y el postparto. Voy a intentar explicaros con un toque de humor los diferentes tipos de papás que, tras mis años en consulta y sala de partos, he visto que existen. Y también intentaré hacer una “guía del papá perfecto”, jajajaja.

papás
imagen de pixabay

Y por qué hoy me decido a hablar de este tema? Pues porque esta semana he tenido la suerte de atender un parto de los que me gustan de verdad, de los que te emocionan. S y M son una pareja encantadora, ella algo tímida y reservada, pero siempre con una sonrisa en la boca y con una mirada de confianza hacia mí. Él muy risueño y agradable, discreto, sin querer acaparar protagonismo. Pues bien, su historia es larga, el embarazo muy meditado y deseado, y el parto fue precioso, emotivo. Cuando salió la peque, tan mona, y se puso a llorar, vi la cara de felicidad de la madre y escuché el lloro emocionado del padre. Un lloro que a mi me pareció un resumen de todo lo que habían vivido, un dejar ir tantas emociones contenidas, un por fin, nuestro sueño se ha hecho realidad, nuestra hija está aquí. No sé, me encantó su reacción. Y allí pensé, tengo que escribir un post sobre los papás. Así que allá vamos, ok?

 

Con el predictor positivo a nosotras nos invade un torrente de emociones difícil de explicar, incluso difícil de transmitir a nuestra pareja. Es extraño, alegría y miedo mezclados, sentimiento de responsabilidad y temores. Pero supongo que a ellos les pasa lo mismo, o parecido, y encima han de “calmarnos” o “apoyarnos” a nosotras…creo que en ese momento de emoción indescriptible cabe una punzada de soledad en sus corazones, no sé.

En fin, dejando de lado un poco estos temas más trascendentales, el embarazo ya está asumido por la pareja, va hacia delante, progresa. Y a ella le cambia el cuerpo, le cambia el humor, le empiezan a interesar temas que hasta ahora eran ciencia ficción en la pareja, aprende palabras nunca antes utilizadas, como percentiles, bodies, suelo pélvico o cojín de lactancia. Yo intento ponerme en la piel de ellos y entiendo que por momentos pueden flipar: pero a ver, dónde está mi mujer, aquella que trabajaba mil horas al día, hacía deporte cada día y encima los fines de semana salía de juerga? O bien, y por qué ahora me “desplaza” y ocupa su tiempo en ir a tiendas de bebés o en leer todo lo que pille sobre el día del parto?

papás
imagen de creative commons

Consejo: sí, asume que ella ha cambiado tanto por fuera a nivel físico como por dentro a nivel emocional, pero no la mires con “miedo” o descoloque, porque en el fondo sigue siendo ella, la mujer de la que te enamoraste, y si no mitificáis el embarazo en exceso verás que puede quedar como uno dentro de los muchos temas de interés que compartís como pareja. Es decir, creo que una buena estrategia es escucharla y apoyarla en su justa medida, no os dejéis llevar como pareja a un mundo que se reduzca exclusivamente al modo embarazo y bebé. Que es una etapa genial, que hay que disfrutarla, pero sin olvidarnos de cómo éramos antes.

Por eso, el típico padre que aparece en la consulta y es el primero en responder a mis preguntas, o dice: doctora, estamos embarazados de tantas semanas, o bien trata a su mujer como si fuese de cristal…..no! No es una buena estrategia. Ella está embarazada, no se ha vuelto ni inútil ni tonta, necesita a su pareja a su lado, pero no encima constantemente.

Luego está el padre pasota, el que no viene jamás a ninguna eco o visita, el que hace como si eso no fuese con él. Pues no, tampoco, no queremos a alguien que nos atosigue todo el día, que nos trate como si fuésemos a rompernos, cierto. Pero quizás sí a alguien que nos escuche en nuestros momentos de agobio, que entienda que estamos más cansadas de lo normal y que nos pregunte en algún momento del día cosas sobre nuestro embarazo.

También existe el padre miedoso, el que se queda en la consulta como en un segundo plano, sin atreverse casi a hablar, que tiene una cara de sufrimiento que no puede con ella, que suele preguntar hacia el final: pero doctora, entonces, seguro seguro que todo está bien? Todo irá bien? Mi mujer está bien? Y los ves como sufren, pobrecitos, porque desconocen, porque se estrenan en esto de la paternidad y les estresa…me produce ternura cuando veo que son ellas, con su barriga, sus molestias del embarazo y tal, las que les dan la mano a ellos y los intentan calmar.

Podríamos seguir con muchísimos tipos de padre: el graciosillo, el súper informado de todo que se ha leído los últimos protocolos de obstetricia, el que alucina con todo como un niño descubriendo el mundo, el aprensivo, el que es un puro nervio, etc….Pero sabéis qué? Que cada uno se equilibra como quiere!

Así que para acabar el post os voy a dar unas directrices que, desde mi humilde opinión, os harán ser el padre perfecto, pero lo dicho, es mi opinión, ok?

  • Intenta ponerte en la piel de ella, no le gusta tener náuseas, no le gusta engordarse mucho, no le gusta hacer pis cada dos horas….así que si tiene cambios de humor, toléralos y no los dramatices. No inicies discusiones por chorradas.
papás
imagen de creative commons
  • Entra en el mundo embarazo y bebé en la medida que veas que ella lo necesita, no te pases ni por mucho ni te quedes totalmente out. Intenta entender el grado de implicación que espera tu mujer de ti, las hay que son mucho más autónomas e independientes que otras, las hay que se mueren por recibir mimos todo el día.
  • El día del parto has de estar ahí desde el minuto cero, apoyándola. Las contracciones duelen, mucho, el parto puede asustar. Así que por muy nervioso que estés tú, piensa que ella lo está el triple. Dale la mano si te la pide, suéltasela si te dice que la sueltes. Has de estar a su disposición, la protagonista es ella, así que lo que ella necesite, sin atosigarla ni ponerla más nerviosa, ok?
papás
imagen de freerangestock
  • Y luego? Hazle un regalo, algo, un detalle. Ha sido madre, su vida ha cambiado del todo. Ese regalo por el nacimiento del bebé lo recordará toda su vida, le tendrá un cariño especial, ya verás.
  • En el postparto la cosa se complica un poco, los dos estaréis cansados, sin dormir, enfrentándoos a cosas totalmente nuevas…pueden surgir roces y saltar chispas a la mínima. Los primeros meses de un bebé no son tan idílicos como nos creemos, así que paciencia, mucha, y calma, aún más. Intenta evitar las discusiones en la medida de lo posible, entiende que cuando tu llegues a casa después de trabajar y tengas la sensación de que ella ha podido estar todo el día descansando en casa, el tema no es así. Ella estará probablemente un poco saturada de bebé todo el día, necesitará un relevo y querrá hablar de cosas que no sean tomas, pañales y pipís. Así que coge tu al peque un rato, y cuando duerma háblale de cosas que no tengan nada que ver con la maternidad.
  • Intenta colaborar en casa, por mucho que ella le esté dando el pecho, no pienses que no puedes hacer casi nada del tema del bebé. Puedes, y mucho, lo puedes bañar, lo puedes acunar, le puedes cambiar el pañal, etc…En función del día o la noche que haya pasado tu mujer, te agradecerá muchísimo que la liberes un ratito, que te encargues del bebé para que ella pueda hacer una siesta o ducharse o ir a la pelu!
papás
imagen de creative commons
  • Luego el peque crecerá, seguramente vendrá un segundo bebé, luego irán al cole y en fin, que esto es un viaje que acaba de empezar. Pero sobretodo, para ser un papá diez: no discutas por chorradas, intenta entenderla en sus cambios de humor, apóyala en todo lo que necesite y hazle reír, ok? La risa es un gran bálsamo en situaciones de “estrés”!!

Pues hasta aquí el post de hoy, dedicado a ellos, a los papás. Espero que os haya gustado. Todos vuestros comentarios son bienvenidos, mamás y papás. Qué tal habéis llevado esto de la paternidad? Os habéis sabido adaptar? Al principio cuesta, nos cuesta a todos, pero con buena voluntad y paciencia todo se consigue. Yo siempre digo lo mismo, los tres primeros meses de un bebé son una prueba de fuego, pero por suerte….acaban pasando y luego todo se empieza a alinear y a funcionar solo!

papás
imagen de pixabay

 

0

12 comments

  1. Yo fue un padre de esos asustados. Todo me sobrepasaba… era taaaaanta información que sólo quería escuchar: todo bien. Era mi obsesión cada vez que íbamos a la consulta. Y además con esas palabras, todo lo que fuese eso no me daba seguridad, jejeje.
    Y después… pues hasta aquí hemos llegado y seguimos sufriendo tras dos años. Cada vez más agotados, pero llenos de felicidad.
    Si se pudiese volver al pasado cambiaría muchas cosas, o si tuviésemos otro (que no lo vamos a tener) lo haría de otra forma…

    1. Pues de lo más normal, las novedades asustan…y un embarazo es algo muy nuevo, muy diferente de lo vivido hasta entonces como pareja y en ocasiones difícil de gestionar. Me alegro de que estéis disfrutando del peque. Sufrir por los hijos sufriremos toda la vida, verdad? pero sí, ya verás como la segunda paternidad la afrontarás algo más relajado.
      Gracias por tu comentario y por leerme.

  2. Me ha encantado!!!Deseando que Antonio llegue a casa para leerle tu post…..con Daniela no se perdía visita ni eco y en el segundo otra historia…..yo reconozco que estoy monotemática en modo embarazo 24h y llega a casa y solo le hablo de mí y de como me encuentro….toda la razón cuando dices se ha de hablar de otras cosas!! Yo creo que pobrecito desea que de a luz para ser su mujer de siempre….ya sabes que a mi los embarazos me afectan mentalmente…..?????????????? suerte que ya hace muchos años que me conoce ?y tema regalo vital un detalle!!
    Esperando tu próximo post!!!??????

    1. Jajajaja, Valeria! Eres lo más, en serio! me encanta como tu misma desdramatizas tu embarazo y esos nervios que a veces te provoca, sigue así, con una sonrisa siempre en la cara y positiva a pesar de los nervios. Claro que el segundo es mucho menos «monotema» para la pareja que el primero, y cierto, intenta buscar otros temas de conversación, que os irá genial a los dos. Eso sí, que no se olvide de hacerte un regalito al final, eh???
      Besos, guapa.

  3. ¡Qué interesante y qué buena lista de consejos!
    Yo acabo de publicar una entrada también dedicada a los papis, como dicen: «Las grandes mentes piensan parecido» 😉 jejeje

    Un besito

  4. Hola, estoy embarazada de 19 semanas y te he descubierto hoy, llevo todo el día leyendo tus post. He de decirte que me encantas, qué dulzura escribiendo y transmitiendo todos los sentimientos.
    Gracias por asesorarnos tan bien.
    Un gran abrazo

    1. Hola Luna,
      Enhorabuena por ese embarazo, guapa!
      Y millones de gracias por tu comentario, yo feliz de ver que el blog os resulta útil a las futuras mamás.
      Un beso,
      Sofía.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies